11 mayo 2013

Sopa, pollo, pera

Posted by JUAN F BUENO On sábado, mayo 11, 2013 4 comments
El colegio al que asiste a mi hija no hizo la huelga que tuvo lugar ayer en casi toda España, con motivo de la (nuevamente) pretendida reforma del sistema educativo (la denominada Ley Wert)



No sé exactamente el motivo, pero puedo intuir que su colegio corresponde a ese 20% que no se unió a la protesta, seguramente por hartazgo. Ese profundo hastío que creo que padecemos todos los españoles  frente a los constantes vaivenes que sufre nuestro sistema educativo en función de los diferentes movimientos políticos.

Y eso es lo lamentable porque estamos jugando con nuestros hijos, con su futuro, con su formación y como consecuencia, con esa necesaria competitividad que es imprescindible en la sociedad actual y muchos más en la del mañana.

La nueva reforma ha conseguido unir por primera vez (y cuidado que es difícil!) a profesores, padres, alumnos, sindicatos y partidos políticos. Y no quiero entrar en política, omitiendo   hacer cualquier referencia a si la reforma tiene apoyo o no dentro del Gobierno y del propio partido en el Gobierno. No, en absoluto. No se trata de una crítica política, es algo más profundo, es una crítica al sistema que permite dar constantes bandazos con la educación de nuestros hijos, con el devenir de nuestra sociedad.
 
 
Con este tema no se juega. Es una irresponsabilidad manifiesta. Yo soy del Plan del 57, que estuvo vigente hasta 1970  y este, a su vez hasta 1985 (15 años y eso que coincidió con la etapa de la transición política más importante que ha sufrido España en el ultimo siglo). No sé si era bueno, malo o regular, pero daba estabilidad y tranquilidad. Una referencia sólida y duradera.

Ahora nuestros pequeños se enfrentan a cambalaches, ni siquiera se puede hablar de cambios. Se quitan o se ponen asignaturas (religión, ética, educación para la ciudadanía…) en función de las mudanzas que se produzcan en la Moncloa. Unas asignaturas parecen más afines a una situación política y otras resultan intolerables cuando los inquilinos del Gobierno son otros. Esto es, sencillamente IMPERDONABLE.

Me parece inadmisible jugar de esta manera con los niños y jóvenes en los que nos vamos a reflejar en unos años. Estos vaivenes no aportan nada bueno. Y a las pruebas me remito: Tenemos la mayor tasa de fracaso escolar de toda la UE.

Los contenidos que hoy son esenciales, en un año son borrados de un plumazo. Yo entiendo que puede haber renovaciones de contenidos o adaptaciones, pero modificar todo de arriba abajo o darle la vuelta como un calcetín, no es de recibo. Estos radicalismos de los adultos generan una auténtica perturbación en nuestros hijos. Repito, con este tema no se juega.

La educación no se puede convertir en un negocio ni un arma arrojadiza entre políticos, debe de ser un valor estable, seguro. Los contenidos deben de ser constantes, permanentes. Sólo así conseguiremos transmitir contenidos y valores arraigados. Porque no debemos olvidar que los niños no reciben sólo conocimientos, ya que los colegios deben de complementar los valores que viven en su casa.
 
Esa armonía en el sistema educativo produce seguridad y estabilidad para todos, niños y padres. Yo confieso que ya no me aprendo el nombre de los cursos o de algunas materias porque cuando consigo saberlo, zas!, van y me los cambian.

Tampoco quiero entrar en la polémica acerca de los cambios radicales que se producen en las materias, como por ejemplo con la asignaturas relacionadas con la historia, en función de las Comunidades Autónomas en que se imparte. ¿No deberíamos guiar todas estas adaptaciones para lograr la mejora total del sistema educativo sin más consideraciones?

Repito, con este tema no se juega.

Sopa, pollo, pera es el menú que me dijo mi hija que comió en el cole el día de la huelga contra la reforma del sistema educativo.



Juan F. Bueno

4 comentarios :

  1. Hola Juan¡ soy docente y me parece muy interesante este debate. Siempre pensé que la educacion a dia de hoy esta en manos del partido politico que gane las elecciones. Lo cual significa que no importa en si la formacion, un dato muy significativo que quiero citar aqui, es que estamos a la cola creo que de antepenultimpos en cuanto a la calidad de enseñanza dentro del contexto europeo.
    No hay ningun pais europeo que haya tenido tantas modificaciones en educacion y que los resultados de la calidad sean tan bajos

    ResponderEliminar
  2. Hola Juan¡ , me parece muy interesante el debate que acabas de abrir. No hay ningun pais en Europa que haya tenido tantas reformas en materia de educacion y que los resultados en cuanto a calidad sean tan bajos.
    Soy docente, en un instituto de secundaria y te puedo asegurar que la educacion en España a dia de hoy esta a merced del partido politico que este en el poder

    ResponderEliminar
  3. Hola, Begoña. Gracias por tus aportaciones al debate.
    Creo que esto es una cosa muy seria y que requiere una reflexión profunda por parte de nuestros legisladores y gobernantes. Ya sé que es un canto al sol, porque la educación es uno de los caballos de batalla de los partidos políticos y ninguno de ellos va a querer renunciar a su manipulación.
    Yo siempre he pensado que tendría que haber determinadas leyes que solo pudieran ser modificadas mediante referéndum. Y el sistema educativo tendría que ser una de ellas.
    No se como se hace, quizá una campaña de recogida de firmas. Pero de una cosa estoy seguro: que si esta iniciativa ciudadana se lleva a cabo, será la que mas número de firmas recogerá de todas las que se hayan hecho en la historia de la democracia.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo contigo, Juan.

    Yo ya escribí en su momento acerca de mi punto de vista sobre la educación y el ejemplo que reciben nuestros hijos. Puedes encontrarlo en este link:

    http://nomeagobiesquesoyfeliz.blogspot.com.es/2012/11/en-version-original-please.html

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Suscríbete al Blog



contador de visitas
Contador de visitas
Ximo Salas Axtrid Moix Profind Club Pgarciaanton Minerva Tejero Esmeralda Díaz-Aroca David Oviedo Marta Romo Verónica del Rio Eva Collado Jose Luis Ubeda O R H