19 enero 2015

 

A lo largo de la vida profesional se conoce a muchas personas Y cuanta más larga es la vida profesional, mayor es el número de personas con quien se ha tenido la oportunidad de interaccionar. Algunas que son un honor y un placer, tanto por lo que saben cómo por lo que comparten, y otras…. más limitadas, más cicateras, poco dispuestas a entender que el saber y el conocimiento es un recurso ilimitado, y que no se gasta, no se agota, al contrario se multiplica y que precisamente lo hace por la interacción con los demás.

 

 
Recuerdo desde pequeña una frase de mi abuelo (un hombre hecho a sí mismo, de condición humilde, que todo lo logró a base de esfuerzo y estudio) que me decía “únete siempre a la gente que sabe, porque algo te quedará”. Y reconozco que ese Mentor, tan querido por mí, atesoraba una sabiduría infinita y una enorme generosidad. Ese es el espejo en el que me gusta verme reflejada. Son valores que trato de inculcar en mis hijas porque intuyo que sobre ellos se podría sustentar una sociedad mejor, un mundo mejor.
 
Mi añorado "papi" (un referente para todos sus nietos) era un lector empedernido y muy aficionado a la escritura y reflexiones de Antonio Machado, y le gustaba usar a veces sus citas para ilustrar o explicar ideas que en palabras del gran poeta sevillano adquirían otro realce. Esta es una de las que recuerdo: “en cuestiones de cultura y saber sólo se pierde lo que se guarda; sólo se gana lo que se da”.
 
Todos estos pensamientos se agolpan en mi cabeza cuando recientemente he encontrado personas que proclaman justo lo contrario y que se atreven a reprochar agriamente a otros profesionales que usemos las mismas herramientas, porque tratan de diferenciarse a través de ellas. Pero cuidado, no hablo de personas que sean creadoras de esas técnicas o herramientas, ¡No! son simples usuarios o consumidores, como tú o como yo, pero que tienen la infinita osadía (aunque quizá haya que utilizar la palabra ignorancia) y la desfachatez de recomendarte el no uso de determinadas herramientas, porque las utiliza su Empresa.
 
La primera reflexión que a uno le viene a la mente (absurda, como no puede ser de otra manera) es ¿habrá adquirido el copyright de esas herramientas?. Y cuando se van desgranando, una a una, las técnicas y herramientas  en cuestión, se acaba concluyendo que a veces la paranoia, la ceguera, la falta de miras, la inseguridad, en definitiva la falta de profesión, es lo que motiva a determinadas personas a apropiarse de herramientas de uso común.  
 
El conocimiento es un bien público y si alguien lo entiende de otra manera, simplemente ya no está en este mundo. ¿Cómo se puede alguien querer apropiar de herramientas como los Mapas Mentales (Tony Buzan, su creador, estará encantado de su uso y difusión); el Mentoring; el Coaching ejecutivo; Coaching de equipos; Storytelling; el Brain Gym,  la Psicología Positiva; el Neuromanagement; la Inteligencia Emocional aplicada a las organizaciones (que hubiera ocurrido si Daniel Goleman no hubiera compartido el resultado de sus estudios e investigaciones?); el Diagrama de flujo; SCAMPER (su creador Alex Osborn ¿qué preferirá: que se difunda y se utilice o que se guarde en un cajón?); el Pensamiento lateral (si Eduard de Bono lo hubiera guardado en secreto todos seríamos un poco más ignorantes); el Team building; Neuroliderazgo; Aprendizaje emocional; la creatividad en la toma de decisiones;  y qué decir de todas las últimas tendencias relativas al trabajo (worknetting) o Aprendizaje colaborativo que está en la base de verdaderas relaciones profesionales. En fin, la lista podría ser larga.
 
Stephen Covey lo llama en su famoso libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”, “el principio de la abundancia”, y se basa en que hay demasiado conocimiento para compartir, éste es infinito y se multiplica de forma permanente (sólo hay que echar un vistazo a Internet). Por lo tanto sentirse amenazado y tratar de esconder lo que uno hace como cuando era pequeño y se tumbaba literalmente encima de su examen para que el compañero de pupitre no pudiera copiar, es simplemente mezquino, propio de mentes cicateras e inseguras y cuyo recorrido profesional está abocado al fracaso.
 
Nuestro conocimiento está estrechamente ligado a nuestra identidad, a nuestra idiosincrasia y precisamente la riqueza está en cómo cada uno de nosotros, le ponemos nuestro propio sello profesional y personal. Por último  es importante mencionar que cuando una idea o herramienta me interesa porque es de calidad y le veo aplicación en mi trabajo quiero ser parte activa en su difusión, conocimiento, aprendizaje, en definitiva, en su éxito. Y si alguien cree que el conocimiento, la ciencia o el saber es de su propiedad y no desea compartirlo, incluso tiene la osadía de prohibirlo, me temo que su sitio está en un paraje muy alejado y solitario…. Tal vez la Pampa argentina, un desierto australiano o la sabana, pero no el mundo real que nos ha tocado vivir.
 
 
Acabo como empecé, recordando a mi abuelo y aquella frase que, hoy más que nunca, es un lema: “únete siempre a la gente que sabe, porque algo te quedará”.

May Ferreira

 
 



  Suscríbete al Newsletter



Únete a la comunidad y recibe en tu correo el mejor contenido.

Más de 8.000 Suscriptores ya lo han hecho.

     https://acumbamail.com/signup/53558/ce1a82e2-847a-11e3-985f-02163e4563a2/

1 comentario :

  1. La generosidad en el siglo XXI ha sido muy fortalecida por el uso de internet, pero hay quien la lleva de fábrca, en tu caso por vía materna y origen de abuelo.
    Buena reflexión.

    ResponderEliminar

Suscríbete al Blog



contador de visitas
Contador de visitas
Ximo Salas Axtrid Moix Profind Club Pgarciaanton Minerva Tejero Esmeralda Díaz-Aroca David Oviedo Marta Romo Verónica del Rio Eva Collado Jose Luis Ubeda O R H